jueves, 30 de abril de 2015

Rodillas



Sus rodillas
hicieron
que mi semen
rimara
con sus pestañas.





2 comentarios:

mareva dijo...

imagino una vuelta de campana antigeométricamente irresistible... y luego el poema y lo que él nunca diría

salud! y placer haber conocido tu blog

fausto dijo...

Bienvenida...